Construcción de un observatorio en el patio

Publicado en Brico

Ratio:  / 1

 

1.-PRELIMINARES.

Por fin he visto cumplido uno de los deseos de cualquier astrónomo aficionado, tener un observatorio permanente, y, a ser posible, en el patio de casa.

La primera decisión fue difícil, asumir que el mejor lugar para construirlo era el lugar que ocupaba el huerto (otra afición que da muchas satisfacciones, y bastante menos dañina para el bolsillo), pero los deseos son los deseos, así que decidí buscar una nueva ubicación para los pimientos y tomates.

La verdad es que no fue difícil conseguir la autorización de “la segunda parte de la parte contratante”, sólo puso como condición que la caseta del observatorio fuera bonita y barata. Trato hecho. Aunque creo que sólo he cumplido con lo primero.

 

2.-EL PROYECTO.

Bien, el proyecto. La verdad es que nunca existió un proyecto. Hice un boceto previo para saber la forma y dimensiones de la base, lo suficiente para saber dónde tendría que situar los bloques de hormigón que servirían de apoyo a los pilares de la caseta. A partir de  ahí todo fueron decisiones sobre la marcha, de hecho, cuando la paredes ya estaban terminadas todavía no sabía cómo iba a hacer la cúpula. He procurado no buscar ejemplos de construcción de otros observatorios en la red, esperando que alguna de mis soluciones resultara original.

 Entiendo que no es una forma práctica de construir nada, pero es la que utilizo con todos mis proyectos y os aseguro que entretiene un montón.

 

3.-LA CONSTRUCCIÓN DE LA CASETA.

Desde luego la cimentación resulto barata. Recuperé unos bloques de hormigón abandonados que habían servido como contrapesos en alguna máquina y los coloqué sobre el terreno nivelado.

En la foto se puede apreciar los dos que forman la base para la columna  y el sistema de protección integral “Blacky” ya instalado.

 

 

La columna tampoco salió cara, reutilicé la de mi primer telescopio, el “Martinillo I”, convenientemente reforzada con tubos de aluminio para dotarla de mayor rigidez.

 

 

Se puede ver montada sobre la columna la montura “Martinillo II” para realizar las pruebas de alineado antes de fijarla al suelo.

Antes de comenzar con la construcción enterré una serie de tubos para la acometida eléctrica y comunicar la columna con una de las paredes del observatorio para los futuros cables de fuerza y de señal.

 

 

La estructura está construida con madera tratada para exterior en autoclave y pintada con pintura al agua de poro abierto, anti fungicida y protección UV. No hay ninguna pieza encolada, todo está sujeto con ángulos de acero galvanizado.

El observatorio está en Málaga, eso quiere decir que durante casi todo el año el calor está asegurado.  Para proteger el equipo de las altas temperaturas las paredes están formadas por un sándwich de tablero OSB de 16mm en el interior, planchas de poliestireno extruido de 30mm en el centro y lamas de PVC machihembrada en el exterior.

 

 

Para el suelo se ha utilizado lama de madera de 20mm. El tablero OSB es fácil de trabajar, y si se pinta con un esmalte al agua que no tape la textura original queda realmente bonito.

 

 

Una vez colocadas las planchas de poliestireno se sellaron todas las juntas con silicona para evitar cualquier filtración de agua por las paredes, y de paso reducir en lo posible la entrada de huéspedes no deseados.

 

 

Los anillos que forman el techo y la base de la cúpula están construidos en chapón marino de 15mm. Son ocho secciones iguales recortadas con una plantilla.

 

 

Después se montaron en el patio y fueron convenientemente reforzados con pletinas metálicas y un anillo perimetral de madera que, además de refuerzo, posteriormente serviría como guía para la rotación de la cúpula.

 

 

La cúpula se apoya sobre ocho conjuntos como éste, una rueda de patín como rodamiento, otra para evitar que con el viento termine en casa de la vecina, y un rodillo para controlar los desplazamientos laterales.

 

 

4.-LA CÚPULA.

La cúpula está compuesta por una sección central con perfiles de resina para dar rigidez a la zona de las compuertas, y el resto es una estructura de tracción-compresión realizada en tubo de aluminio y cable de acero.

 

 

Para la cubierta: poliestireno extrusionado de 30mm, cuchillo jamonero bien afilado (imprescindible), y cola de poliuretano. Es un trabajo lento, pero el resultado merece la pena.

 

 

Las compuertas tengo que reconocer que me dieron bastante trabajo. Hace tiempo vi a mi padre (un carpintero de los de antes) construir una escotilla de teca para un yate, y cuando estaba dándole vueltas a cómo hacer para que las compuertas fueran impermeables a la lluvia, apareció por mi memoria aquel precioso trabajo. De nuevo poliestireno extrusionado, esta vez de 40mm, perfiles de aluminio y cola de poliuretano. Un montón de cortes, de piezas y de horas, pero con un resultado muy satisfactorio.

 

 

Todas las juntas de la cúpula están selladas y reforzadas con cinta de papel del usado para trabajar con Pladur, pegadas con agua-cola y pintado todo con pintura de caucho blanco.

 

 

La apertura de las compuertas se ha solucionado con guías telescópicas para cajones. Estando bien alineadas se consigue un buen deslizamiento.

 

 

Unas simples poleas de las que venden para la carpintería de aluminio y cable de acero forrado para tendederos, y tenemos el mecanismo de apertura y cierre. Como el MiniDome proporciona al motor posiciones absolutas de “Abierto” y “Cerrado”, no son necesarios contactos de fin de recorrido.

 

 

5.-TERMINANDO EL EXTERIOR.

Las lamas machihembradas de PVC para el recubrimiento exterior son baratas, fáciles de trabajar y proporcionan una bonita terminación (recordemos la condición número dos).

 

 

Para la cúpula, unas cuantas manos de pintura ce caucho blanco. La instalación de burletes de goma en los puntos de contacto de las puertas con la cúpula proporciona un perfecto sellado.

 

6.-LA ELECTRÓNICA.

Este es un apartado que tenía resuelto desde antes de empezar la construcción del observatorio, gracias al sensacional trabajo de Ángel Caparrós: PicGoto para el control de la montura (https://es.groups.yahoo.com/neo/groups/Picgotogroup/info), y MiniDome para el control de la cúpula (https://sites.google.com/site/picgoto/cupula). Ambos se pueden conectar con cualquier programa que soporte protocolo ASCOM, y son fácilmente construibles aunque no tengas conocimientos de electrónica, como es mi caso.

 

 

En los siguientes videos se puede comprobar el movimiento y la apertura de la cúpula.

(https://www.youtube.com/watch?v=Fcvo1wfioGo)

(https://www.youtube.com/watch?v=kCrS8BF3MkI)

Gracias Ángel, por tu esfuerzo, por tu generosidad, y por tu paciencia.

 

7.-RETOQUES FINALES.

Una vez comprobado que el conjunto era impermeable a la lluvia, algo que por fortuna ocurrió unos días después de finalizar la cúpula, me puse manos a la obra con el acondicionamiento interior: instalación eléctrica (enchufes por todos lados, extractor de aire regulado por termostato, alumbrado led,…), instalación de los cables de señal entre el PC y la columna, algunas estanterías, mesa abatible para el teclado, puesta a punto de la informática  y electrónica, y, finalmente, colgado de algunas tonterías y recuerdos en el interior para hacerlo acogedor.

 

 

8.-CONCLUSIONES.

Si alguien piensa que hacer un observatorio supone un montón de horas de trabajo, está en lo cierto. Incluso diría que se necesitan más horas de lo que parece, pero he disfrutado cada momento que le he dedicado, y he aprendido algo con cada tarea. Ahora esperar cielos claros y a disfrutarlo.

Se me olvidaba. El nombre. Podréis ver en las primeras fotos un precioso olivo de la variedad “manzanillo” que daba una agradable sombra (además de aceitunas), pero por desgracia me tapaba todo el este. No lo he cortado, pero si ha sufrido una drástica poda. En su honor el observatorio ha sido bautizado como “El Manzanillo”.

 

Juan Valentín Martínez Orellana

Octubre de 2016

PULIDO DE CORONA CON SINFÍN (LAPEADO)

Publicado en Brico

Ratio:  / 1

1.-ANTECEDENTES.

Cuando diseñé la montura Martinillo II no contemplé la posibilidad de que 25 años más tarde fuera usada para astrofotografía. Gran error. Cumplía su cometido en visual, pero era literalmente imposible hacer autoguiado con ella. A simple vista se apreciaban los defectos de tallado en las coronas de acero.

No estaba dispuesto a abandonarla después del montón de horas dedicadas a su construcción, así que encargué a un tornero unas preciosas coronas de bronce de 180 dientes y nuevos sinfines de acero.